Formatos de feedback con Nadine Röske y Lea Luy

La "retroalimentación" parece ser un elemento central de la oferta de fuera de norma. ¿Por qué? Nadine: Así es. Los "formatos de retroalimentación" son una especie de "sopa primigenia" en desuso. Muchas otras ofertas, como el desarrollo de equipos o el coaching, contienen elementos de retroalimentación. Sin embargo, en Offstandards ambos somos responsables de formatos específicos de feedback que se utilizan, por ejemplo, en proyectos de desarrollo cultural. Ya hablaremos de eso más adelante. ¿Podría explicar primero en qué consisten los "formatos de retroalimentación"? Lea: El feedback es la base del desarrollo individual. Se trata de crecer y superarse a uno mismo. A menudo, el potencial y los puntos fuertes sólo salen a la luz a través de la retroalimentación. En esencia, se trata de comparar la imagen de uno mismo y la de los demás. Muchas personas temen la intensidad que surge en las sesiones de feedback. ¿Cómo lo afronta? Nadine: Un formato de feedback necesita un marco de protección y unas normas acordadas. La intensidad también es importante, pero no debe provocar ansiedad ni comportamientos de evitación. Por eso también planteamos exigencias especiales a los facilitadores que la dirigen. Tienen mucha experiencia y saben que no existe una "sesión de feedback estándar". ¿Qué quiere decir con eso? Nadine: Como animadora, tengo que sentir muy bien las situaciones y los estados de ánimo. La dinámica de los formatos de retroalimentación es única, impredecible y, por tanto, no puede normalizarse. Como facilitador, soy responsable de que no haya heridos ni perdedores. Este es sin duda un trabajo para nuestro personal experimentado. No parece un "evento divertido". Lea: ¡Espera un minuto! Eso no es mutuamente excluyente. También hay muchas risas en los formatos de respuesta. Eso es precisamente lo que nos distingue de la competencia: nuestra forma de moderar permite a los participantes acceder fácilmente a temas difíciles. Y cuando nos damos cuenta de que necesitamos "desahogarnos", hacemos un cambio metódico que nos aporta relajación. No hay que "aguantar" los formatos de feedback atípicos. Sin embargo, también son una experiencia muy intensa. En este sentido tiene usted razón: ¡no hacemos un "evento divertido"! Usted mencionó al principio que también utiliza formatos de retroalimentación en el contexto de proyectos de desarrollo cultural. ¿Así que todo el mundo tiene que pasar por un formato de retroalimentación? ¿No es esa "retroalimentación forzada" una contradicción con su enfoque individual y único? Nadine: Es cierto que nos encontramos con una disposición muy diferente a participar en formatos de feedback en estos proyectos. El problema es que muy a menudo los equipos bien desarrollados están muy abiertos a la retroalimentación, mientras que los equipos de menor rendimiento muestran poca o ninguna disposición a participar en formatos de retroalimentación. Tengo curiosidad por ver cómo resuelves esto... Lea: Si una empresa quiere desarrollarse culturalmente de forma específica y estratégica, los patrocinadores e iniciadores también deben explicarlo bien. Por eso no sólo ofrecemos talleres, sino que también asesoramos a las empresas sobre la comunicación en la fase previa a la serie de talleres, hasta llegar al coaching de los altos directivos. No basta con carteles y anuncios. Hay que tomar en serio las preguntas y preocupaciones de los participantes. A esto lo llamamos "seguridad psicológica". Una buena comunicación previa e interactiva ya es prueba de desarrollo cultural si es abierta, confiada y acogedora. La pregunta sobre los beneficios -tanto para la empresa como para los empleados- debe responderse de forma creíble. Aquí siempre hablamos un poco crípticamente de los formatos de retroalimentación. ¿Qué formatos específicos hay fuera de norma? Nadine: Hemos hecho la experiencia de que el "feedback" no sólo es eficaz dentro de los equipos, sino también entre equipos, departamentos, jerarquías o incluso organizaciones enteras. Y así es también como hemos estructurado nuestras ofertas: El formato "Cooperación eficaz", por ejemplo, se ha desarrollado específicamente para la cooperación entre equipos que comparten una interfaz de proceso común. "Parlamentos de clientes" que organizamos principalmente para mejorar la cooperación entre clientes internos o externos y proveedores. También disponemos de una amplia gama de métodos para intercambiar opiniones en equipo. No siempre tiene por qué ser la ronda de comentarios. Por ejemplo, el método del "Equipo Reflexivo" también es una alternativa popular. Otro método muy eficaz es poner en marcha los llamados "compañeros de feedback", es decir, tándems que se ponen de acuerdo para darse feedback mutuamente con regularidad. Se trata, pues, de algo muy individual. ¿A qué pregunta de un cliente potencial responde realmente su oferta de "formatos de respuesta"? Lea: Los clientes suelen acudir a nosotros después de haber aplicado muchas medidas de racionalización que supuestamente aumentan el rendimiento de forma técnica. Esto suele tener éxito, pero siempre repercute en la motivación, el aprecio y la cultura de una empresa. La pregunta suele ser: hemos creado procesos muy eficaces, pero no hemos desarrollado el equipo. ¿Cómo lo hacemos bien? La eficiencia del proceso puede medirse. ¿Cómo se evalúan los efectos de los formatos de retroalimentación? Nadine: El efecto de los formatos de feedback no se puede medir directamente en términos empresariales. Sin embargo, ya se pueden ver los efectos en las encuestas periódicas al personal. Y, por supuesto, también acordamos objetivos en el marco de formatos de retroalimentación, cuya consecución se comprueba después, por ejemplo, en el marco de un seguimiento. Una evaluación transparente es muy importante para supervisar los progresos y, en última instancia, para compartir la sensación de logro. ¿Y cómo se garantiza la sostenibilidad? Lea: La regularidad es importante. Un acontecimiento puntual suele tener el efecto de una "inyección de depósito": mucho efecto al principio, pero desaparece continuamente. Para que se desarrolle una cultura de feedback, los formatos de feedback también deben formar parte de la vida cotidiana de la empresa, y ser tan naturales como, por ejemplo, las reuniones de departamento o las discusiones con el personal. Esto se decide a largo plazo, no en un sprint. Se necesita mucha paciencia por parte de todos, pero especialmente por parte de la dirección. Apoyamos el efecto sostenible, por ejemplo, enviando aplicaciones de recordatorio a los teléfonos móviles de los participantes. Es una forma de recordar, por ejemplo, los acuerdos alcanzados en los talleres de retroalimentación. Por fin: ¿Qué suelen decir los clientes que han hecho "formatos de retroalimentación" fuera de norma? Nadine: Lo que oímos a menudo es: deberíamos haber hecho esto hace mucho tiempo, finalmente también estamos hablando de nosotros mismos. ¡Gracias Lea, gracias Nadine!